Los ritos funerarios y el alma

Hades.

Hades. (Photo credit: Wikipedia)

En la Grecia Antigua, un funeral era mucho más complejo que un enterramiento o una cremación del cuerpo. Se llevaban a cabo unos ritos que tenían la propiedad de ayudar al alma muerta en su tránsito del mundo de los vivos al mundo de los muertos. Del perfecto cumplimiento del ritual dependería la salvación del individuo, es decir, el alma no vagaría en una eterna angustia. Cuando el alma de Patroclo se pareció en sueños a Aquiles, le suplicó que  incinerase su cuerpo, ya que, al no haber sido enterrado, no podría cruzar el río que le separaba del Hades. Por lo tanto, el enterramiento era considerado necesario para llegar al Hades. El rito era un eslabón tan importante como el nacimiento, el matrimonio, porque los griegos consideraba  la muerte un nuevo status. Entre la separación del cuerpo (soma) y la incorporación al Hades, el alma permanecía en un periodo neutral, es decir, no formaba parte del mundo de los vivos ni del mundo de los muertos. Era muy común entre los griegos un cierto tiempo de demora a la hora de completar el rito, porque no podían aceptar que el alma de un ser querido se dirigiera al Hades inmediatamente. La historia de Sísifo, por ejemplo, ordenó a su esposa que se demorara todos los rituales funerarios tras su muerte, para poder persuadir a Perséfone de que le permitiera a regresar a la tierra de los vivos.

Los griegos establecían diferentes categorías entre los muertos para distinguir a las personas según su posición social: suicidas, niños, jóvenes y esclavos a menudos se enterraban, casi nunca se incineraban. Sólo las personas con una posición económica apropiada eran incineradas. En el caso de Áyax, tras suicidarse, al principio no fue incinerado ni inhumado, pero Ulises accedió a que fuera sepultado. En general, los suicidas no recibían ningún tipo de honores. En la Grecia de Platón, por ejemplo, permitía el enterramiento de los suicidas pero en tierras alejadas del mundo civilizado.

Si los niños y adolescentes, en general, eran considerados personas que no participaban un papel completo en la sociedad, para los esclavos tenían un protagonismo secundario a la hora de su muerte. Es cierto, sobre todo en Atenas, que el amo tenía la obligación de hacerse cargo del cadáver de su esclavo muerto, pero se ignora de sus ritos funerarios.

Se sabe que los niños, adolescentes y personas con una muerte prematura tenían una condición especial. Se pensaba que vagaban como fantasmas ocupando un lugar inferior en la vida ultraterrena. Así se desprende, en el caso de las almas de los niños, del mito sobre Gelo de Lesbos, que se creía que ésta había muerto durante la infancia y se había convertido en un fantasma que asustaba a los niños.

Datos de interés: El Óbolo de Caronte.

Esta costumbre consistía en colocar al difunto una moneda en la boca con la que pagar a Caronte al viaje a través de la laguna Estigia, que separaba el mundo de los vivos del de los muertos. La moneda tenía la misma función que el resto de objetos y alimentos que acompañaban al fallecido, los cuales le servían para pagar el viaje, subsistir en esta fase de impureza o hacer ostentación ante sus antepasados durante el período transitorio que precede a la eternidad.

Para ampliar más información: el suicidio en la Grecia antigua

Obra de referencia recomendada: EL CONCEPTO DEL ALMA EN LA ANTIGUA GRECIA

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Antigua Grecia

5 Respuestas a “Los ritos funerarios y el alma

  1. Ofelia

    Entonces, en realidad el “Hades” no es “el infierno” como muchos piensan, tampoco “el cielo” ¿no? sino que digamos, ambas cosas, es decir, un lugar donde van las “almas” cuando mueren (sean buenas o malas, eso es otra historia,supongo que más del cristianismo)¿no?

    • Hades (Plutón para la mitología romana) es un Dios, hermano de Zeus, Poseidón, Hera y Deméter. Tras participar en la victoria en la batalla contra los Titanes, se repartieron el Universo, y a Hades le dieron el mundo subterráneo, el infierno, el Tártaro. Por lo tanto, Hades reina en el infierno, un Dios despiadado, junto a otros seres diabólicos, como Cancerbero, Caronte y otros seres malignos. Las almas se dirigían al Hades, como destino irreversible. Las afortunadas iban a los Campos Elíseos, pero muy pocas, como personas virtuosas o guerreros heroicos. Es cierto, que había sectas que con rituales iniciáticos (los Órficos, Dionisíacos..) salvaban a las almas del Hades. Estando en el Hades, las almas esperaban la benevolencia de Perséfone, compañera de Hades, para alcanzar los Campos Elíseos.

  2. Pingback: Hermes, guía de las almas difuntas | Animasmundi

  3. lizz

    ¿aparte de la cremacion habian otros rituales funebres?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s