La mujer griega en la religión

A las mujeres de la Grecia clásica se les negaba toda función política y jurídica, pues se daba por sentado que estas funciones la asumían los varones. Su papel estaba focalizado en el terreno doméstico, dentro de la casa. Sin embargo, en el terreno de lo religioso desempeñaron importantes cometidos que eran percibidos como decisivos a los ojos del conjunto de la comunidad.

Algunos ejemplos son:

  • Las jóvenes solteras servían como portadoras de cestas en las procesiones de las festividades. Por ejemplo, la procesión de las Panateneas.
  • Las mujeres adultas actuaban como sacerdotisas ante el altar de una divinidad y presidían el sacrificio de animales a los dioses. Por ejemplo, Cidipe, sacerdotisa de Hera.
  • Las mujeres casadas llevaban a cabo rituales secretos en los que no podían participar los hombres, ceremonias importantes para obtener la bendición de los dioses sobre los campos y las cosechas. Se creía que las mujeres tenían una relación íntima y especial con la fertilidad de la tierra, que en definitiva estaba representada por la diosa Gea.
  • Las mujeres también se involucraron en la adoración de divinidades “nuevas” como Adonis, que en el periodo clásico no formaban parte de la estructura formal de la ciudad. Era un rito privado fuera del calendario religioso oficial. Adonis es una divinidad oriental que nunca fue del todo aceptaba en el panteón griego. Cuenta el mito que Afrodita, la diosa del amor, se enamoró perdidamente del joven y hermoso Adonis, pero este pereció a manos de un jabalí mientras cazaba. En los últimos momentos de su vida, Afrodita lo tendió en un lecho hecho con lechugas.
  • Las mujeres de Dioniso. En Atenas, lejos de la presencia de los hombres, algunas mujeres se congregaban en un recinto cerrado y bailaban descalzas con desenfreno ante una efigie del dios Dioniso, con el pelo suelto. El hecho de ir descalzas o desmelenadas indican que han renunciado a su condición normal, sosegada, para adorar al dios en un estado de entusiasmo, que simboliza “tener el dios dentro de sí”
  • Profecías y profetisas: uno de los oficios femeninos más conocidos de la antigua Grecia era el de la pitia, la profetisa-sacerdotisa de Apolo en Delfos. Ostentaba la posición más prominente que podía ocupar una mujer en un cargo de tipo religioso en la Grecia clásica.
  • La religión en el ámbito doméstico: una de las tareas particulares de las mujeres consistía en hacer pastelillos para los sacrificios rituales. También, se encargaban de las estatuas, que eran cuidadosamente lavadas por mujeres (las únicas que podían ver a la diosa “desnuda” sin vestido de culto) y se les daba un nuevo atuendo para llevar. Un ejemplo claro sería la “ceremonia de aseo” en ella, las mujeres tejían  cada año un nuevo vestido para Atenea (Jenofonte, Helénicas, 1.4.12).
  • Sacrificios: las mujeres jóvenes estaban presentes en los sacrificios, incluso antes del matrimonio, pero además también lo estaban las sacerdotisas, que conducían el propio acto. Cuando el hacha golpeaba a la víctima, las mujeres entonaban un llanto ritual para llamar la atención de los dioses sobre aquello que se les ofrendaba. La presencia de mujeres eran tan importante en los rituales públicos que estas debían asistir tan pronto como fuera posible después de haber dado a luz o incluso inmediatamente después de haberse librado de la contaminación que suponía la participación en un funeral.
  • Ofrendas a los dioses: muchas veces las mujeres expresaban su piedad a través de regalos que ofrecían a los dioses. La más antigua de las dedicaciones conocidas entre las realizadas por mujeres es la de Nicandra de Naxos, quien en torno al 650 a.C. ofreció una estatua de Artemisa de gran tamaño en el templo de esta diosa en la isla de Delos, y en ella inscribió su propio nombre.
  • Rituales funerarios: las mujeres eran quienes preparaban el cuerpo del difunto, lo lavaban, lo vestían y lo dejaban listo para llevarlo hasta la carreta que lo conduciría hasta el cementerio. Es común ver a las mujeres golpeándose la cabeza, tirándose del pelo o arañándose las mejillas hasta sangrar. Los varones se lamentaban en silencio, sin mostrar emociones, de pie en torno al cadáver, levantando las manos en un silencioso gesto de respeto. Son famosas las plañideras: mujeres enérgicas con un exceso de luto. De hecho, en Atenas y Delfos decretaron leyes para prevenir estos hábitos excesivos en el luto femenino limitando los lamentos o prohibiendo lacerar sus mejillas.

Enlaces sobre la misma temática:

  1. Sacerdotisa griega
  2. Sibila, el don de la profecía
  3. Religión griega
  4. La iniciaciación en el culto
  5. Los Misterios
  6. El sacerdocio en la antigua Grecia
  7. Rituales funerarios
  8. La importancia de los rituales
  9. El rito griego
  10. El culto a los difuntos
Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Antigua Grecia

6 Respuestas a “La mujer griega en la religión

  1. Armando

    Los santuarios de Asclepio se multiplicaron en época helenística y algunos alcanzaron, a veces, la fama del de Epidauro, como el Asclepeion de Cos. Es en su recinto donde se desarrollaron la escena que cuenta Herodas en el mimiambo: «Las mujeres que hacen ofrendas y sacrificios en el templo de Asclepio». Buen artículo. Saludos!

  2. Hola.
    Me gusta este blog. Habitualmente leo tus posts, pues también te sigo en Twitter y desde allí suelo hacerlo. Me gusta lo que escribes y cómo lo haces.
    Tengo, no obstante, que hacerte una crítica (debería haberlo hecho hace tiempo) de algo que no me gusta y que, en mi opinión, le hace perder calidad al blog: la pésima utilización de letras del alfabeto griego para el nombre de tu blog.
    En griego, como en la mayoría de lenguas, como sabes, cada letra se corresponde a un sonido. Según lo que encabeza el blog la transcripción al latín/castellano sería: Lei?as Myedi .
    Me gustaría que usaras letras del abecedario castellano, pues ese intento de “adornar” el título lo que hace es desmejorarlo.
    Muchas gracias

    • Hola Marío, agradezco, en primer lugar, tu seguimiento al blog desde Twitter y divulgar la cultura griega, tan ignorada en los tiempos de hoy (lamentablemente) en nuestra sociedad. En segundo lugar, debo decirte que el título está adornado con letras griegas porque no soy filólogo griego y esos detalles se me escapan. Puse letras griegas a “Animasmundi” de manera literal para hacerle un “guiño” al alfabeto griego, sin más intenciones, y realzar el mundo helénico. Siento no estar a la altura de todos y todas, pero el título seguirá tal cual. Entiendo tu sensibilidad, al tener un blog de las materias de Latín, Griego y Cultura Clásica, pero mi tema central es exclusivamente la religión griega y me debo a sus contenidos. Gracias por comentar. Un saludo.

  3. ¡Hola! soy nuevo por aquí. Estoy leyendo muchas de las entradas y os felicito porque es un blog que tiene un contenido profundo de los mitos grecorromanos. Aunque la mujer en la antigua Grecia desempeñaba un papel secundario, cabe destacar que tuvieron gran influencia a través del papel de esposa y madre.
    Las Amazonas son un tema que también debéis publicar una entrada, porque ellas fueron pioneras en el Feminismo.

    • Gracias por seguir el blog, ya tendré en cuenta sus propuestas. Un inciso: el blog sólo se centra en el mundo griego antiguo (no romana) abarcando la mitología, la ética, la moral, la religión, la historia, la filosofía. Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s